Nuestra Historia

En 2013, después de investigar distintos proyectos alrededor del mundo que promueven la inclusión laboral de personas con discapacidad, descubrimos El Café de las Sonrisas, organización civil en Nicaragua que impulsa la inclusión socio-laboral de personas con discapacidad auditiva.

A partir de entonces, empezamos a estructurar un proyecto de cadena de cafeterías que, además de apoyar a personas con discapacidad, pueda incluir a otros sectores vulnerables (adultos mayores, personas en situación de calle, comunidades indígenas, etc.) por medio de alianzas intersectoriales con organizaciones civiles, organismos gubernamentales y empresas sociales.

En agosto de ese año, participamos en un concurso a nivel nacional en La Semana del Emprendedor organizado por el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) con el cual obtuvimos el 1er lugar en nuestra categoría y un apoyo de $95,000 pesos (~ $5,500 USD) para incubar y estructurar El Café de los Sentidos con asesoría profesional de Feher & Feher, una de las consultorías más reconocidas en México, que tiene entre su cartera de clientes a Cielito Querido Café, Fisher's, Sushi Itto, La Parroquia, La Cervecería de Barrio, Häagen-Dazs y La Mansión.

¿Qué Somos?

El Café de los Sentidos es una empresa social que promueve la inclusión social de poblaciones vulnerables y la inclusión económica de MIPYMES mexicanas.

Actualmente, El Café de los Sentidos se compone de 3 líneas de negocio: cafeterías sociales, suscripción de café de especialidad (próximamente) y bici-cafés (microfranquicias - próximamente). El 16 de Febrero de 2018, abrimos nuestra primera cafetería en Miguel Ángel de Quevedo #621-A, Col. Cuadrante de San Francisco, ubicada en Coyoacán en la CDMX.

Algunos de nuestros objetivos a mediano y largo plazo son:

1) Abrir nuevas cafeterías en distintos estados de la República Mexicana

2) Generar nuevos empleos para personas con bajos ingresos a través del modelo de microfranquicias (bici-cafés)

3) Replicar el modelo de reinversión social en otros mercados y negocios tradicionales (panaderías, restaurantes, casas de té, etc.) y que la sociedad se convierta en el principal "socio" y beneficiario de este tipo de empresas.

4) Reinvertir entre el 10% y el 90% de las utilidades de las nuevas cafeterías en proyectos e iniciativas sociales que generen un mayor impacto positivo en nuestra sociedad.